miércoles, 14 de marzo de 2012

Antes que pasemos la página...


Antes que pasemos la página, llevamos dos días inmersos en una especie de copulación sicosexual colectiva. Seducidos, impactados, indignados, magnetizados o absortos hemos sido participantes en una inmensa orgía de imágenes eróticas en la que unos con mayor excitación, otros con algo de apatía real y bastantes con despliegues de aires falsos, hemos intercambiado fluidos verbales y abrazado en una comunidad fisiológica nacional. Lo que se propuso como un simple medio táctico político se convirtió en todo un evento cultural y que se desdobla en una infinidad de parejas replanteando el valor, uso y magia de los regalos íntimos. Se ha superado el secreteo entre las sombras y las sábanas, hoy el tema del gusto personalísimo deja ser de literatura de voces tenues o temas y tomos escondidos, ahora se habla en los noticiarios, ocupa espacios en toda la prensa, imagínate hemos escuchado navegando en aguas pasionales las vetustas voces de analistas como Benny Frankie Cerezo, Luis Pabón Roca, Carlos Díaz Olivo, el inquieto Rubén Sánchez y hasta el sabor agrio de Ojeda se ha endulzado con inmersiones al temario erógeno.


Hemos todos sido compañeros consensuales en este episodio prolongado.

Pero antes que pasemos la página y nos re-enfoquemos en el tedio debo decir algo.

Parece que tan pronto como la conexión entre el placer sexual y los elementos de la utilería personal se estableciera firmemente en nuestra cultura cotidiana, su aceptabilidad como proceso emocional válido y tratamiento médico desapareció.

En un nivel, esta historia puede divertirnos. Es ciertamente difícil desacreditar la revelación del placer físico como elemento normal de nuestras vidas. Con todo ésta es también una historia de hostilidad masculina a los cuerpos y a la sexualidad de las mujeres. La negación y la supresión de la sexualidad femenina a favor del placer masculino dominante se disimulan en la retórica moralista que se propone distanciado de la ciencia y de la medicina. Tras ese ataque, e irónicamente hasta en boca de mujeres "indignadas", hay el ataque al hecho de que ciertas cosas pueden ser valiosas, interesantes y eficientes para una mujer en una relación de pareja sin que conlleve asociaciones al imaginario del morbo, de lo prohibido, de prostíbulos, de negocios pecaminosos, de malos ejemplos morales.

En este ataque incide que lo moral es negarle a las mujeres sus derechos, lo moral es subeditar sus deseos, lo moral es restarle valor a sus necesidades emocionales, es inmoral pensar y proponer que la satisfacción de la mujer sea un objetivo con valor e importancia, eso no se hace han dicho políticos, eso no se hace y es tan grave que hasta te puede descalificar como ser humano bueno y ejemplar.

Los ataques contra los cuerpos de las mujeres y la demonización de la sexualidad femenina nos ha vuelto a envolver en una cruzada de moralidad y me recuerda la hipocresía sexual desenfrenada de siglos pasados.


La exploración de discusiones sexuales centenarias proporciona el contexto esencial para el ataque actual a la sexualidad de las mujeres. Evocación de un pasado idealizado donde la sexualidad femenina se limitaba estrictamente al hogar como un tabú bajo un sistema patriarcal que castiga a las mujeres por sus pecados sexuales mientras recompensa a los hombres. Los hombres tenemos una larga historia de trivializar las necesidades femeninas mientras repartimos verguenza y bochorno a los que expresen su sexualidad en público.

A medida que los políticos continúan sus ataques se sigue desviando el orden de los temas, la historia sexual es conocimiento esencial pero es historia de represión machista. Siempre más allá de la represión sexual que es el código que inspira este tipo de estrategia hay la necesidad de enfocar el verdadero tema de la igualdad de género.

Favor ver:
Voyeurismo y praxis política.
http://losretosdigitales.blogspot.com/2012/03/voyeurismo-y-praxis-politica.html


5 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

"...sobre la relevancia que tiene el hecho de que se compren donas o de que se adquieran productos sexuales en una tienda en comparación con los graves problemas que enfrenta el País, (presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer) González respondió que es necesario que se debatan estos temas...relación al carácter de los funcionarios y detalló que “la diferencia es que las donas mías no usan baterías”." (Primerahora)
http://www.primerahora.com/jenniffergonzalezlasdonasmiasnousanbaterias-624637.html

Forjador Boricua dijo...

El problema es que muchas criticas parten de la hipocresia, recordemos que el Senador mas homofóbico del Capitolio era Arango, de pronto el político respaldado por muchos religiosos cae en un escándalo en paginas de gays, su preferencia no es importante su hipocresia si...

Betty Ann Mullins dijo...

100%...

Alberto Octaviani Irizarry dijo...

De acuerdo:lo importante es enfocarnos en el tema de la igualdad de género. Muy interesante.

PorUnaSuperVidaSexual.com dijo...

Se trata de Evolución. El ser humano aún no da el valor que corresponde a su sexualidad dentro de su Proyecto de Vida. Educación es una estrategia que permitirá dar al ser humano una identidad sexual única, valiosa por ser exclusiva. Analizar y tomar decisiones de vida sexual, en pro de construcción de sus metas y satisfacción, con respeto y amor por sí mismo y quienes le rodean.