lunes, 3 de septiembre de 2018

Recuerda...

Recuerda...
la orgullosa madre por sus hijos luchando contra el destino,
llorando rabioso el mar mientras bate contra los barcos sin rutas para navegar, velas desgarradas...
nuestra carne, espíritu del árbol caído que se quebró
por tambores y tristeza en su música en medio de la desolación
de nuestras lágrimas...
Éramos jóvenes y somos viejos jóvenes,
ojos fijos y brillantes, nuestras caras al viento y la lluvia mordiendo.
No cansados pero extenuados de temer, ni el sol y en la mañana despues lo recordamos.
Mientras nos mezclamos otra vez riéndonos, llorando solos;
casas familiares flotando en nuestros sueños y pesadillas mientras nuestro trabajo busca atar deseos que rimen con esperanzas profundas,
Un río oculto a la vista por nubes oscuras,
fluye nuestro corazón agarrando a nuestros seres queridos...
Mientras las estrellas luchan por regresar a nuestros amores...
Mientras las estrellas besan el polvo de los gritos y las muertes solitarias, olvidados, gritando desde el vacio.
Debajo de las sombras más y más cerca que aquellos que solo se preocupan por la cámara y la pose ensayada del dolor.
El tiempo de nuestra oscuridad ha llegado y se ha quedado más allá de su sonrisa malvada, pero
las flores nos sorprenden
no nos hemos ido, no nos hemos ido... seguimos...
pachi/ ROF

lunes, 16 de julio de 2018

Menos con un poco más...


Sepa: Índice de salario real. Desde 2006, los salarios han aumentado un 12.9 por ciento en general. Pero cuando se tiene en cuenta la inflación, los "salarios reales" en realidad han caído un 9.3 por ciento. En otras palabras, los ingresos de un trabajador asalariado actualmente puede comprar menos menos que en 2006. El índice Real Wage Index incorpora el índice de precios al consumidor (CPI) en el índice que registra los salarios nominales y analiza el poder adquisitivo de los salarios para trabajadores de la industria privada a tiempo completo. Los salarios reales son salarios ajustados por inflación, o, de manera equivalente, salarios en términos de la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar. Este término se usa en contraste con los salarios nominales. Por lo tanto, el salario real se define como la cantidad total de bienes y servicios que se pueden comprar con un salario.
La "racionalidad neoliberal" está muy inclinada a ver lo que Foucault denomina el modelo del hombre-empresa, las personas como "homo economicus". Pero, ¿es la raza humana una serie de procesos informáticos?
El economista ganador del Premio Nobel 2002 Daniel Kahneman y su socio académico Amos Tversky examinaron cómo la toma de decisiones económicas no siempre es racional.
Kaheman tenía un problema con la suposición de utilidad esperada, sobre la base de una serie de experimentos que habían llevado a cabo donde incluso personas muy inteligentes como estudiantes de Princeton y la Universidad de Michigan fallaron las pruebas de lógica básica y matemáticas porque tomaron un atajo cognitivo. Muchos participantes en el estudio ganador del Premio Nobel, cuando se enfrentaban con pérdidas o ganancias financieras potenciales, no tomaban decisiones de manera uniforme en función de la utilidad máxima de su inversión. Sus reacciones a los escenarios presentados fueron más dependientes de la forma en que se formuló la pregunta. Por lo tanto, el encuadre de la pregunta y el proceso económico para ser bastante preciso y no un enfoque no humano debe tener en cuenta los marcos lingüísticos y los patrones culturales. No es tan fácil como las matemáticas, las variables, los conjuntos, los valores y las subfunciones deben considerarse para "humanizar" la teoría económica. Lo contrario, digamos en la antropología neoliberal, es intentar justificar propuestas que busquen ganancias y crear riquezas sin abordar ni preocuparse por la satisfacción de las necesidades sociales.

sábado, 14 de julio de 2018

No se puede entender la maternidad bajo el patriarcado sin entender la maternidad bajo el capitalismo.


Recomiendo: El libro de Jacqueline Rose, “Madres: un ensayo sobre el amor y la crueldad”, plantea, ¿qué hay en las madres que provoca hostilidad, abuso y explotación? ¿Y por qué, ante su mal trato, las madres continúan aferrándose a estándares imposibles de bondad y amor? Para Rose, la respuesta yace menos en las leyes desiguales (como para las feministas liberales) o en las relaciones capitalistas (como para las feministas socialistas) que en el más oscuro, más íntimo reino del inconsciente. La idea de la maternidad opera como una especie de proyección colectiva, un orden imaginario que da forma a nuestra perspectiva del tipo de persona que una madre debería ser. La maternidad, explica Rose, es "el lugar en nuestra cultura donde alojamos, o más bien enterramos, la realidad de nuestros propios conflictos, de lo que significa ser completamente humano". Rose, una erudita pensadora psicoanalítica, ha insistido durante mucho tiempo en prestar mucha atención a los temores, fantasías y narrativas subterráneas que estructuran nuestros problemas sociopolíticos más urgentes: atentados suicidas, asesinatos por honor, terror sancionado por el estado. Su feminismo toma sus señales de esta idea. Su libro anterior, el tratado feminista “Women in Dark Times”, pedía un "feminismo escandaloso", que suplanta las súplicas por la igualdad y el poder con un autointerrogatorio radical. Si los hombres y las mujeres deben realizar plenamente su humanidad, deben estar dispuestos a ir más allá del esbozo desinfectado de que "lo personal es político" y en su lugar "entrar en el paisaje de la noche", enfrentando "oscuridad con oscuridad": los miedos de frente, sin pestañear, con pasión e incluso placer: el miedo al dolor, el miedo al abandono, el miedo a la desintegración, a "disolver márgenes", como Elena Ferrante lo expresa en sus escritos sobre la maternidad, y, en última instancia, el miedo a la muerte.
Estos son miedos intrínsecos a la vida humana en general, pero en “Madres”, Rose argumenta que son parte muy importante del proceso de convertirse en madre. El embarazo no es más que un acto de colonización, y cada nacimiento, sin importar cuán glorioso o empoderado sea, es un presagio de la muerte. Esto es cierto en un sentido muy concreto para las madres. El parto es arriesgado y las madres todavía pueden morir en los hospitales, en las cárceles y en las calles. Pero también es cierto de una manera menos tangible pero aún poderosa para las personas que se encuentran con las madres y sus hijos en el mundo y, en algún nivel inconsciente, se sienten desconcertados por el acto radical de crear otra vida humana. "El hecho de nacer puede actuar como un recordatorio extraño de que alguna vez no estuviste aquí, y un día ya no estarás", observa Rose.
Para Rose, estos miedos más íntimos son la razón por la cual las madres son "invariablemente el objeto de demasiada atención o no suficiente". Las madres son negadas promociones, presionadas para dejar sus trabajos, o despedidas. Están acordonadas de la vida pública por las realidades viscerales de la maternidad - los cuerpos desfigurados, los senos filtrando leche, los interminables chorros de orina y mierda que emanan de los bebés, las bofetadas y los chillidos de los pequeños insatisfechos - no se inmiscuyan en los serios trabajos de hombres serios. Son juzgadas, avergonzadas y abusadas por las decisiones que toman, sin importar cuán personales o inconsecuentes sean esas decisiones.
En las raras ocasiones en que las madres se convierten en un objeto de atención en la esfera política, señala Rose, a menudo las tratan como parásitos o perfeccionistas. Ser madre es ir de un extremo a otro: altruismo y narcisismo, necesidad y autosuficiencia, orgullo y abyección, amor y odio, acosadas por el miedo y la duda.
Entre los muchos horrores de la maternidad bajo el patriarcado está la imagen de la madre perfecta: emocional, pero no en exceso; lograda, pero nunca en detrimento del bienestar de sus hijos; con estilo, pero no demasiado sexy, se ha convertido a las mujeres en agentes extremadamente efectivas de la opresión mutua y propia.
La maternidad está "llena de idealizaciones", señala Rose, muchas de las cuales convergen en una fantasía de virtud materna basada en la autonegación total: la esencia de la crueldad. Una madre debe ser todo para su hijo, lo que le deja muy poco margen para que sea ella misma. Se supone que el amor de una madre es incondicional, desinteresado y puro, limpio de los efectos que contaminan el amor entre los adultos: aburrimiento, celos, resentimiento, odio.
Dado que el orden imaginario de la maternidad es esencialmente una ficción elaborada, Rose encamina su argumento sobre las perversiones del amor maternal a través de representaciones de madres abyectas u homicidas en la ficción. Desde la tragedia griega de Medea hasta “The Mother's Recompense” de Edith Wharton, “Matilda” de Roald Dahl, “Beloved” de Toni Morrison y Sindiwe Magona, “Living, Loving y Lying Awake at Night”. En cada uno, obtenemos historias que muestran a madres cuyo tratamiento incomprensible de sus hijos revela los ideales corruptos de la maternidad: la posesividad implícita en tratar al hijo de uno como un milagro; el resentimiento que puede surgir cuando se espera que uno brinde afecto y atención materna sin diluir; el endurecimiento del corazón cuando, a pesar de sus mejores esfuerzos, una madre no puede proteger a su hijo del abuso, la pobreza, la esclavitud, cuando, como en el texto de Morrison, no puede asegurar la vida del niño, santurronamente, irreflexivamente, mayormente sin apoyo material o práctico, en su total cuidado. Hay un maravilloso y serpenteante capítulo dedicado a las novelas de Ferrante, en el que Rose argumenta que "los libros hablan" desde lo más profundo "del útero materno con una intensidad, miedo incomparable, y violencia." El embarazo, en ellas, es la "disolución original de la forma", no solo el estiramiento y el desgarre literal de los cuerpos, sino la extraña y repentina porosidad de la subjetividad que uno experimenta al asumir la responsabilidad de la vida de otra persona.
Lo que es cierto para las madres ficticias parece ser cierto para las reales también. La mayoría de las madres no abandonan ni asesinan a sus hijos, pero todas tienen el potencial de ser impacientes, exasperadas, poco amables. Esto no hace que las madres que actúan bajo estos sentimientos sean malas personas. Simplemente son mujeres sujetas a demandas imposibles e implacables; mujeres que a menudo reciben poco o ningún apoyo o comprensión de una sociedad que cree que está en su naturaleza amar y cuidar, ser fructíferas y multiplicarse.
Una de las ironías más crueles de la maternidad es que cuanto más difícil es mantener el ideal de la perfección materna, más se sienten las mujeres obligadas a ello. "A medida que aumentan la austeridad y la desigualdad en todo el mundo", y "cada vez más niños caen en la pobreza", explica Rose, "el enfoque en las madres es una táctica de diversión infalible, sobre todo porque se desvía de manera efectiva (la atención) de lo que podría ser, las fallas de las madres se vuelven legibles como fallas de la sociedad en general, colocando a la maternidad en el centro de los debates contemporáneos sobre política de inmigración y etnonacionalismo, racismo y brutalidad policial, y el futuro.”
"Como las madres son vistas como nuestro punto de entrada al mundo", insiste, "no hay nada más fácil que hacer que el deterioro social parezca algo que es el deber sagrado de las madres prevenir".
"Formas disruptivas de crítica social", se desvía más de la cuestión más amplia de por qué la austeridad ha hecho que la maternidad sea más difícil que antes. Debido a que las políticas de austeridad han transferido casi todas las cargas de la reproducción social del estado a las familias, haciéndolas totalmente responsables de alimentar, vestir, educar y cuidar a sus hijos, se culpa a las madres por la persistencia de problemas que anteriormente no eran exclusivamente suyas para resolver.
Es en el ámbito de la política donde encontramos madres cuya vulnerabilidad ha provocado una vitrina extraordinaria. Es una lista desgarradora, y plantea una de las preguntas más crueles y políticamente cruciales de todas: ¿Cuáles son las cargas adicionales de una madre cuyos hijos e hijas, por su raza, su clase, su origen étnico, su país de origen, tienen una mayor posibilidad de convertirse en víctimas de la violencia estatal?
Sin embargo, incluso cuando Rose se mueve de lo personal a lo político, su punto focal sigue siendo lo que ella cree que se encuentra bajo las cambiantes mareas políticas: un miedo primario a las madres que emerge de todas partes a la vez.
No se puede entender la maternidad bajo el patriarcado sin entender la maternidad bajo el capitalismo. No podemos silenciar las voces críticas o la vergüenza sin desechar la desproporcionada y agobiante carga de cuidado que se les impone a las madres, y no podemos abandonar esa carga hasta que estemos dispuestos a enfrentarnos a lo que es una madre: no la voz del ángel que canta buenas noches, pero una trabajadora física y emocional, desatendida, mal pagada y siempre trabajando.
NotaEd.: traducción libre, edición y redacción adicional por pachi/ ROF



lunes, 9 de julio de 2018

Gris... mis grises...

Gris día gris, de vidas grises, gris... El gris, ¿es un color sin emociones, desapegado, neutral, imparcial e indeciso? Desde la perspectiva de la psicología del color, el gris es un compromiso entre el negro y el blanco. Es la transición a una combinación más dramática y misteriosa de matices, viva, o más luminosa y cercana al blanco que es la ausencia y muerte de los colores ... y sin embargo, el gris crea una sensación de calma. Es suave y completo, silencioso y reservado, no especialmente enérgico, sino tonificado, mezclado y fluido. Sugestivo, confiable, maduro y responsable, a menudo asociado con el cabello canoso y la edad. Tantos grises, rara vez es una combinación perfecta de blanco y negro, a menudo  son relaciones sensuales de otros colores, como azul, verde, rosa, púrpura o incluso amarillo, y la carne más profunda del color rojo oscuro.
 ¿Sus grises invocan la tristeza y la depresión, cantan en soledad boleros o baladas? ¿Puedes sentir el gris de tu vida y mundo?
No hay escapatoria de tus colores o faltas significado. Son como el cielo, omnipresentes. Sin embargo, ¿qué significan y qué hacen, que incluso entre las sombras te siguen y abrazan?
Sabemos bien, los colores a menudo tienen diferentes significados en varias culturas pero, ¿es el gris una expresión universal? Porque incluso en las sociedades primitivas acecha en las paredes de las cuevas, navega en barco, baila en velas, vuela con tantas aves y cambia a lo largo de los años sin cambiar en absoluto su multiplicidad de texturas y luces.
De grises, tantos grises... sintiéndome gris...

pachi /ROF, 9 de julio de 2018.

jueves, 5 de julio de 2018

Huracán, el baile del Mar y el Sol

Soy cariduro de Fajardo, la cuna del sol naciente. Como tantos y tantas he vivido enamorado del viento, las olas y el rugir del sol. Como tantos y tantas hemos estudiado los vaivenes del clima. Los huracanes se forman sobre los océanos y mares tropicales, donde interactúan el agua cálida y el aire. Cuando el agua superficial está caliente, la tormenta absorbe la energía térmica del agua.
Los ciclones tropicales son como motores gigantes que usan aire cálido y húmedo como combustible. El aire cálido y húmedo sobre el agua se eleva desde cerca de la superficie. Debido a que este aire se mueve hacia arriba y lejos de la superficie, queda menos aire cerca de la superficie. Otra forma de decir lo mismo es que el aire caliente se eleva, causando un área de presión de aire más baja a continuación.
El aire de las áreas circundantes con mayor presión de aire empuja al área de baja presión. Entonces ese aire "nuevo" se vuelve cálido y húmedo y también aumenta. A medida que el aire caliente continúa subiendo, el aire circundante se arremolina para tomar su lugar. A medida que el aire caliente y húmedo se eleva y se enfría, el agua en el aire forma nubes. Todo el sistema de nubes y viento gira y crece, alimentado por el calor del mar y el agua que se evapora de la superficie.
Los huracanes ganan la velocidad del viento en función de la temperatura del agua del océano.
Un aumento de un grado Fahrenheit en la temperatura del océano puede aumentar la velocidad del viento de un huracán de 15 a 20 millas por hora, lo suficiente como para pasar una tormenta a la siguiente categoría de severidad.
Un análisis climático a 30 años revela un aumento en las temperaturas de la superficie del mar en el Caribe, el Golfo de México y la región circundante.
Las últimas tres décadas han visto una tendencia al aumento de la temperatura del aire y del mar en el Caribe. Los modelos predictivos sugieren un aumento adicional y continuo.
La temperatura del agua de mar en todo Puerto Rico se calienta por encima de 20 ° C / 68 ° F.
La temperatura del mar más cálida en Puerto Rico hoy es de 28 ° C / 82 ° F, y la temperatura del mar más fría en la actualidad es de 27 ° C / 81 ° F.
Las aguas a lo largo de las costas de Puerto Rico están muy por encima de los promedios anteriores para esta época del año.
Entonces, la pregunta es, ¿estas aguas caribeñas más cálidas energizarán las condiciones de las tormentas en nuevos niveles insospechados y tal vez sorprendentes como se notó el año pasado con Irma y María?
Y, a medida que estas nuevas variables se revelan, ¿qué significan para nuestra isla que aún se está recuperando...???

- pachi/ROF

viernes, 29 de junio de 2018

La Junta de puercos (recordando a Orwell)



La Junta porcina de control fiscal, de acuerdo a Orwell. La actual crisis económica de Puerto Rico y sus repercusiones sociales se pueden ver e interpretar desde varias perspectivas. He optado por abordarlos en términos de los conceptos y procesos de personajes literarios. Mi elección hermenéutica específica está dictada principalmente por mi énfasis en la lectura de fenómenos socioculturales no bloqueado por sistemas formales de significación, sino más bien como historias en proceso, cuyo significado se redefine constantemente de acuerdo  cómo se perciben e interpretan. Esto significa que es uno de varios enfoques creativos posibles. Espero ofrecer estas ideas motivado por mi convicción de que las meras discusiones econométricas oscurecen los principales parámetros de las relaciones sociales en argumentos financieros y políticos aburridos e irrelevantes.
Es cierto que las asociaciones etimológicas no pueden llevarnos lejos, a menos que se establezcan niveles teóricos, ideológicos o socioculturales más profundos y amplios pero como la literatura ha demostrado en todo momento, un buen cuento o un poema puede revelar las verdades ocultas tras la retórica oficialista y la prosa publicitaria que nos alimentan a diario. En períodos de crisis colectiva florece el fenómeno de símbolos reales: grupos específicos de personas (por lo general élites) e incluso individuos totalmente egocéntricos son identificados como sujetos, como protagonistas o antagonistas, como en el drama narrativo típico y la construcción de comedias.
En la actual crisis económica, resultan geniales y prtinentes los cerdos orwellianos ya que son descaradamente un elenco de tecnócratas sensibles solo a los dictados de sus propios intereses económicos, "socialités animalizados y criminales de cuello blanco". Sin duda, reunidos por virtud de una promesa que no promete realmente nada en una junta de cerdos son responsables de una serie de comportamientos negligentes o inapropiados y, lo más importante, de mantener y proliferar estructuras socioeconómicas altamente problemáticas que se desvían del bien común solo para alimentar su codicia y avaricia.
A los ojos de la mayoría que no tenía interés inicial de resistir sus deseos creyendo que trabajarían para nuestro bien colectivo, los cerdos de la junta se han convertido en agentes de una fuerza contaminante que erosiona nuestro ecosistema socioeconómico. El comportamiento irresponsable por parte de la autoridad política y económica de los cerdos de la Junta se transfiere como un destino inevitable, estamos condenados sin opciones ni derechos, y debemos depender de la inteligencia de los cerdos sin cuestionar sus motivos.
"Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros" dice Orwell principalmente porque en nuestro imaginario representan una entidad excepcionalmente poderosa, manipuladora y engañosa en nuestra actual crisis socioeconómica histórica.  -  pachi/ ROF

viernes, 15 de junio de 2018

Ñoñería de la política machista ambivalente...


Lo cierto es que el tema de esta nota lo trato porque escuchando un análisis de la situación política puertorriqueña he quedado impactado por la opinión de un alegado comentarista. En un alarde de sexismo machista el lcdo. Ivan Rivera en Radio Isla dice que un candidato gubernamental para ganar tiene que ser guapo y estuvo “caracterizando” que si tal o cual puede ganar basado en ese criterio. De entrada este tipo de planteamiento subestima a las mujeres aunque sea de manera ambivalente o velado. Es como escuchar comentarios de la mujer que “está buena” y a base de esa clasificación estereotipada otorgar características y potencialidades. 
Hablemos de sexismo: El sexismo, los prejuicios o la discriminación basados en el sexo o el género, especialmente contra las mujeres y las niñas, imponen límites a lo que las mujeres y las niñas pueden y deben hacer. El sexismo más común en una sociedad es el aplicado contra mujeres y niñas porque funciona para mantener el patriarcado, o la dominación masculina, y simplifica (trivializa) las personalidades femeninas. El sexismo, incluso cuando es leve, funciona para oprimir a las mujeres y las niñas sobre la base del sexo o el género. Tal opresión generalmente toma las formas de explotación económica y dominación social. Los comportamientos, las condiciones y las actitudes sexistas perpetúan los estereotipos de los roles sociales (de género) basados en el sexo biológico. Una forma común de socialización basada en conceptos sexistas enseña narrativas particulares sobre los roles de género tradicionales para hombres y mujeres. Según ese punto de vista, las mujeres y los hombres son opuestos, con roles ampliamente diferentes y complementarios: las mujeres son el sexo débil y menos capaces que los hombres, especialmente en el ámbito de la lógica y el razonamiento racional.
Hay un lado aún más oscuro de la discriminación de género. La forma extrema de la ideología sexista es la misoginia, el odio de las mujeres.
Incluso si no está familiarizado con estos términos, probablemente los haya presenciado o experimentado. El sexismo ambivalente se refiere a las actitudes que consideran a las mujeres y los hombres en roles estereotipados.
No se deje engañar: incluso el sexismo ambivalente no es aceptable, y puede o intenta perpetuar una cultura que caracteriza a las mujeres como flores delicadas y tontas, y los hombres como machos sensuales. Sus efectos son negativos para las personas de todas las identidades de género. 
En un comentario final debo admitir que este tipo de propuesta ciertamente permea las expresiones publicitarias que vemos a diario.   
- pachi/ROF