lunes, 13 de marzo de 2017

Humor feminista: Diana Raznovich


Algo que necesitamos urgentemente en Puerto Rico: 
humor feminista. 
A todos los medios, demos oportunidades expresivas a las mujeres creativas. 

Diana Raznovich es una escritora y dramaturga argentina; estudió literatura en la Universidad de Buenos Aires; recipiente de la Beca Guggenheim, sus piezas han sido representadas en América y Europa; destaca también como humorista gráfica. Actualmente reside en España. Integra la junta directiva de Argentores en el Consejo de Teatro. 




















































sábado, 24 de octubre de 2015

La pregunta inicial e inevitable: ¿por qué ocurrió el proceso de endeudamiento crónico del gobierno de Puerto Rico...???





La respuesta sencilla es alegar incompetencia y negligencia del gobierno sin embargo el monto de las transacciones y la misma naturaleza de dichas operaciones exige que se haga un replanteamiento cuidadoso del proceso. Hoy sabemos que hay ilegalidades en el proceso, lo han admitidio representantes máximos de tanto el PPD como el PNP. Más allá de las admisiones: subsiste (de hecho crece vertiginosamente) una sospecha de que una parte considerable de las ventas de bonos responden a las definiciones de deudas inconstitucionales, son y fueron esquemas fraudulentos y estafas que generaron comisiones exorbitantes a entes privados a base del endeudamiento crónico del gobierno de Puerto Rico sin que se reflejara un proceso de inversiones (de dichas sumas) que generara las condiciones para repago.

Conocemos varios esquemas de financiamiento ilegales, modelos de negocio insostenibles e ilegales que implican la generación de exorbitantes comisiones bancarias financieras y otros tipos de las primas y ganancia privada de grandes sumas de dinero que no suministran ninguna inversión real. A nivel de sentido común sabemos que para un préstamo comercial ser aprobado se requiere que haya un estudio minucioso de los usos propuestos de dichos fondos. Inversiones fraudulentas son estafas y son ilegales y criminales en su naturaleza.



El fraude y la financiación se combinan de muchas maneras "creativas", tales como: el fraude consistente en ocultar a sabiendas dificultades financieras y la casi imposibilidad de cumplir obligaciones; fraude que consiste en hacer que el gobierno crea que no toma ningún riesgo, sino que mediante la financiación de cantidades significativamente mayores de lo que realmente necesitan de liquidez, no tendrían nada problemas ya que el interés sería cubierto por los rendimientos de la inversión; fraude que consiste en animar a clientes a comprar bonos sabiendo su inherente invalidez y que, inevitablemente, perderán todo su valor sugerido; y fraude que consiste en abusar de la confianza de los clientes.

La frase de que todo negocio conlleva riesgo no es un criterio admisible como defensa judicial cuando los alcances del negocio fraudulento ha generado ganancias para personas del gobierno en su calidad privada, terceras personas y entidades.



Lo que se conoce como comportamiento descaradamente ilegal de venta y falsa representación de bonos debe ser probado como una conducta con intención criminal pero se puede procesar por manipulación del mercado, fraude/ estafa, malversación de fondos y transacciones financieras fraudulentas. 



Cuando se trata de maldad sistemática, los altos ejecutivos sabían o no sabían. Si sabían son cómplices. Si no sabían, son incompetentes y se pueden procesar como negligencia criminal e incumplimiento de deberes fiduciarios.

La deuda de Puerto Rico ha hecho rico a mucha gente mientras ha empobrecido a la ciudadanía, eso no es de ninguna manera legal.

Precedentes de investigaciones:
El Barón David de Rothschild fue acusado recientemente por el gobierno francés después de que fue acusado de fraude en un esquema que supuestamente malversó grandes sumas de dinero de los jubilados británicos. Este caso en contra de Rothschild y su compañía del grupo de servicios financieros Rothschild, atrapó a cientos de pensionistas en un plan de préstamos falsos entre los años 2005 y 2008.



Islandia sigue procesando a los banqueros que causaron la crisis financiera mundial de 2008. Hasta ahora, Islandia ha condenado a 26 banqueros a un total combinado de 74 años de prisión. La última tanda de cargos con penas de cinco altos ha procesado a ejecutivos de dos de los bancos más grandes del país, Kaupthing y Landsbanki.

Como dice el pueblo: cuando el río suena, piedras trae...