martes, 6 de septiembre de 2011

Melicoccus bijugatuseando...



Un grupo de simpáticas amistades debatían sobre el idioma y sus peripecias... Llego tarde al baile, permita decir que cierto es, me parece, que no todo es lenguaje, ejemplo excelente, la quenepa, eso planteado ¿cómo describes el sabor de la pulpa carnosa, lo abultado de la pepa, la excepcionalidad de la guareta, lo resistente del palo, lo tupido del ramillete, y la nota que da el bilí...??? Me atrevo a trippear: sin lenguaje disfrutaríamos tanto menos de la quenepa... y hay un punto adicional, el lenguaje es comunista desde su nacimiento, es conspirador desde su desarrollo, cierto se presta para corrupciones y se plasma en millones de contratos injustos pero sin perder el doble filo de que desnuda sus hipocresías a la menor provocación..en fin, Viva la quenepa y la lengua que la saborea...


...me hace la anotación una de las amigas y procedo a expandir el acorde: "simpáticas, sensuales, inteligentes, ejemplares, muy a la moda, de cabellos abundantes y autóctonos, y con su toque de coquetería natural y atemperada, mis ondulantes, fieras y tiernas a su gusto amistades".. ehhh ¿qué tal si sugiero (o insisto en clara nota del libreto) que "bien chéveres" no debe faltarle al locutor...??? ...ahhh, dulces como la quenepa...


Se parece tanto a la música este asunto, lo cierto es que lograr, componer e interpretar una canción simplemente hermosa, memorable y que sacude a la audiencia es tanto más difícil que montar un juego de convulsas y complicadas notas, contradictorio pero retante, lo complejo, lo enmarañado es fácil, lo inolvidablemente sencillo, genuino, único es lo difícil, igual los argumentos, igual el lenguaje, hablar enredao, valerse de piromanías expresivas para diz que impresionar, fácil, hablar claro, poética de fácil acceso que inspire tan natural como respires, es difícil...


Tal vez debo insistir que también igual es el amor, el verdadero, entero, que te consume, te acompaña, ilumina, motiva y abraza, es la cima, es el recodo elusivo, es la caricia leve que trastorna, lo otro, gustoso, vibrante sin dudas, sacude, energiza, y al rato, en ocasiones tan efímero como minutos, pocas horas, se convierte en recuerdo que se deshoja sin necesidad de ventoleras...


...surge este planteamiento como una respuesta demostrativa y me explico: hablar de hablar sin hablar es imposible, hablar de la palabra amarrando al verbo sin darle espacio al vuelo, es inconcebible, intentar poner linderos y guardarrayas al universo sobrepasa nuestras limitaciones, y entonces disertar sobre el lenguaje que es estrictamente un asunto de magia real sin hacer brebajes expresivos resulta como tronchar lo imaginativo... surge como un atajo que buscaba atrechar entre bosques y manantiales... y pues la diminuta fruta que encierra ese mar de placeres me pareció una forma hasta tal vez universal de decir algo que sobrepasara el discurso cuadriculado... nuestra quenepa, el oblicuo manjar humilde que inunda de rocíos nuestras palabras, el mismo que es mamón, mamoncillo, motoyoé, maco, papamundo, limoncillo, huaya, guaya o guayo, y las sensaciones que conjuran ciertas personas...


tras regodearame con estos pasajes e imágenes en una especie de fiesta alegre por el espacio de las distancias que se antojan cercanas, ipso facto le pongo cascabel al gato de esa velada que de pegajosa tonada por sus propias ganas de sonreír se hizo manojo de canciones... pachi




Nota especial.- las pinturas que se incluyen son del pintor flamenco Manolo Morgado, puedes conocer de su obra y persona mediante el siguiente enlace:


Nota adicional para los transeúntes que extraviados lleguen a este paradero y se pregunten qué carajo es una quenepa... es un fruta muy gustosa que habita en nuestras islas creando felices a los antillanos, pueden ver:


Por otra parte les digo que la pepa se refiere a la semilla, la guareta a una semilla que en ocasiones es doble y hasta triple (es una expresión puertorriqueña), y el bilí (otro puertorriqueñismo) una bebida basada en el ron con quenepas que se produce de manera artesanal en la isla nena de Vieques por excelencia un elixir hechizante (que nadie debe morirse sin haber saboreado)...


15 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Hola Roberto: Encantado de que utilices mi obra para ilustrar tus textos, no tengo ningún problema en que vuelvas a elegir alguna imagen, me gusta que se difundan y que la vean cuanto más gente mejor.
Saludos desde Jerez.

Manuel Martin Morgado

Miriam M. García Carambot dijo...

Me gusta a la enésima...

Chandi González dijo...

¿todo eso somos????

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Ves, te quiero hasta cuando te equivocas porque se que ha sido un leve destiempo, un cambio de los vientos que ha empujado de esquina el verdor... mi pana porque orgulloso grito ser su pana, correligionario de las destemplanzas vive en mi venas recorriendo con pasión los senderos de mi sangre, animales somos de las mismas selvas urbanas, cimarrones insurrectos resurrectos...

Rosa Elsie Rosado dijo...

Roberto te felicito hermano pues en ti he podido observar la vena de poeta que casi todo Boricua de corazon, lleva arraigada en el alma. Sonido tal de un sinsonte herido que anora volar de nuevo en su solar patrio, cantico de un coqui repleto de alegria cuando presiente la lluvia que alboroza de rocio la manana, asi es tu cantico amigo mio! Un abrazo y un lindo dia!!!!

Chandi González dijo...

cheverosqui...

Violetta Valery Dummas dijo...

Me encanta...jajaja...es tan cierto...

Dayi Ramos dijo...

q rico...

Iris Yolanda Negrón dijo...

... un brindis por nosotras, por las quenepas y por el amigo...

Yanila Navarro dijo...

.. ‎...un arbol de quenepas frente a mi casa; que bendicion..

Irene Hernández dijo...

.. hay que tener un poco de sinestesia perceptiva ... y de las quenepas, son tan suaves y dulces, ahh..

Taijani Toro dijo...

el sabor de la cultura no se le da a nadie, cada uno independientemente, la toca, la huele, la veo y al final la saborea a su manera. lindas palabras!

Gilda González dijo...

Yo quiero unas guaretas...¡Ups perdón!...unas quenepas! ¡Ja já! Yo no quiero una manzana, tampoco quiero limones, mucho menos una china y ni hablar de unos melones. Yo sólo quiero que entiendas, lo que mi paladar pide.Yo sólo quiero que sepas, ¡¡que lo que quiero es quenepas!!

Yesenia Fuentes dijo...

Disfruto tanto las quenepas de Puerto Rico como disfruté los limoncillos de mi República Dominicana natal. Al final son la misma cosa. ¡ Ah ! Pero nunca se me habían antojado tanto como al leer la nota. Así que, Roberto querido, búscame un racimo de quenepas.

Solcito Gisel dijo...

Que ricoo...